El Mundo
Publicado el octubre 5, 2022

La polémica por la decisión de la reina Margarita II de Dinamarca de despojar del título de príncipe a cuatro de sus nietos

Ha sido una medida inesperada que ha traído reacciones inéditas.

La decisión de la reina Margarita II de Dinamarca de despojar a cuatro de sus nietos de los títulos de príncipes y princesa, generó fuertes críticas en la prensa de ese país e incluso entre miembros de la propia familia real.

“Nunca es divertido ver a tus hijos ser maltratados de esa forma. Se encuentran inmersos en una situación que no entienden”, dijo el príncipe Joaquín, hijo menor de la reina y padre de los jóvenes afectados, al diario Ekstra Bladet.

Su esposa, la princesa María, agregó que su hijo más joven había sido objeto de bullying en la escuela tras la decisión que tomó la Reina casi sin aviso previo.

El historiador Lars Hoebeke Sorensen, profesor asociado del Absalon University College de Dinamarca, explicó que la aparición de estas críticas en la prensa era algo completamente inusitado.

“Ha habido una discusión pública en los medios sobre esto en la que miembros de la familia real han criticado a la reina por su decisión y eso es muy inusual. Nosotros nunca hemos tenido discusiones de este tipo en el espacio público en Dinamarca”, dijo el experto al programa radial The World, coproducido por la BBC.

Pero ¿en qué consiste exactamente la decisión de la soberana y qué la motiva?

Una monarquía más pequeña

La semana pasada se informó a través de un comunicado que la reina había decidido que el uso de los títulos de príncipes y princesa que han tenido hasta ahora los hijos del príncipe Joaquín sería descontinuado a partir del próximo año y que en el futuro serán llamados como “excelencias”.

La medida afecta al príncipe Nikolai, de 23 años; al príncipe Félix, de 20 años; al príncipe Henrik, de 13 años; y a la princesa Athena, de 10 años; quienes serán conocidos por los títulos de condes y condesa de Monzepat.

De acuerdo con el comunicado, la reina Margarita II tomó la decisión con el objetivo de “crear un marco para que sus cuatro nietos sean capaces de dar forma a sus propias vidas en un grado mayor”.

Sin embargo, la medida parece tener más relación con el futuro de la monarquía propiamente que con el futuro de los jóvenes que ya no serán príncipes.

De acuerdo con el palacio, la decisión es parte del objetivo de la reina de reducir el tamaño de la monarquía y la propia Margarita II dijo en su comunicado que quería “mantenerse a tono con los tiempos” y que la decisión ayudaría a proteger la institución de cara al futuro.

El historiador Lars Hoebeke Sorensen consideró que esta medida está alineada con decisiones adoptadas en otros estados europeos como Suecia y Noruega para reducir el tamaño de sus monarquías.

Aunque en algunos de esos casos, esos anuncios se han hecho con el fin de recuperar el apoyo de los ciudadanos a la monarquía, en el caso de Dinamarca sería una acción preventiva.

“La monarquía en Dinamarca es una de las más populares en Europa. En torno a 80% de la población respalda la monarquía como forma de Estado y solamente 13% prefieren una república, según las encuestas”, dijo Sorensen, quien destacó que ese apoyo se ha mantenido estable durante las últimas tres décadas a diferencia de lo que ha ocurrido en otros países europeos.

La decisión de la reina Margarita II no afectará a los cuatro hijos del príncipe heredero Frederik.

Tras hacerse públicas las críticas del príncipe Joaquín, la soberana emitió un nuevo comunicado en el que se disculpaba por la medida que había tomado.

“Nadie debería poner en duda que mis hijas, mis nueras y nietos son mi gran alegría y orgullo. Ahora espero que como familia podamos hallar la paz para encontrar nuestro camino en esta situación”, dijo la monarca.

Pero no se retractó de la medida.