El Mundo
Publicado el marzo 10, 2021

Descubren a un acusado de violencia doméstica en la casa de su víctima en plena audiencia judicial por Zoom

En EE.UU., la audiencia judicial de un caso de violencia domestica que transcurría por Zoom fue suspendida luego de que la fiscal del caso notara que el atacante transmitía desde la misma casa que su víctima, en la localidad de Sturgis, Míchigan.

Coby James Harris, de 21 años, había sido acusado de golpear a su novia Mary Lindsey durante una discusión en su casa en febrero. El pasado 2 de marzo, ambos habían sido citados a una audiencia virtual para determinar si el hombre debería ser juzgado. Este último se encontraba en libertad bajo fianza con la condición de no tener contacto con su pareja, recogen medios locales. 

En el trascurso de la videollamada, mientras la fiscal adjunta Deborah Davis interrogaba a Lindsey, notó que esta evadía sus preguntas, miraba hacia los lados y parecía incómoda y nerviosa. Por tales motivos, Davis le informó al juez de distrito que estaba participando, Jeffrey Middleton, que pensaba que Coby podría estar en ese mismo domicilio y, temiendo por la seguridad de la mujer, pidió que un agente fuera hasta el lugar para confirmar que la demandante estuviera a salvo.

De inmediato Middleton les preguntó a ambos dónde se encontraba cada uno. Lindsey aseguró que estaba en su casa y dictó su dirección, mientras que Harris proporcionó un domicilio diferente. Cuando el juez le pidió al joven salir de su residencia y fotografiar el número de la casa, este se negó argumentando que la batería de su teléfono estaba muy baja y lo tenía conectado a un tomacorriente de pared. Poco después un agente llegó a la entrada de la casa de Lindsey y a ella se le ordenó que fuera a hablar con el oficial. Su cámara se apagó poco después de abrir la puerta y, tras encenderse de nuevo, repentinamente apareció en pantalla Harris siendo esposado.

El acusado intentó defenderse diciéndole al juez que ni él ni su pareja querían obedecer la orden de alejamiento y pidió que la levantara. El juez lo interrumpió, anunció que su fianza estaba cancelada y aplazó la audiencia. “Este es un problema que no teníamos cuando las audiencias eran en vivo. Es la primera vez que alguien sentado en la habitación contigua puede intimidar a un testigo de un ataque”, aseveró.

Ahora, Coby Harris, además del cargo por agresión, enfrenta otros adicionales por obstrucción a la justicia. La audiencia fue reprogramada para el 16 de marzo. De ser hallado culpable, podría ser sentenciado a entre 10 y 15 años de prisión.

RT ACTUALIDAD