El país
Publicado el agosto 6, 2022

VÍDEO: Marcha Patriótica RD reclama intervención comunidad internacional en Haití

Santo Domingo. Durante la actividad cívica, organizada por el Instituto Duartiano, con el apoyo de un conjunto de entidades y personalidades, fue emitido el “Manifiesto Patriótico del 6 de agosto de 2022”, con nueve medidas que sugieren aplicar para contribuir con el problema del vecino país.

Santo Domingo, RD.- Cientos de personas se integraron a la Marcha Patriótica RD, organizada por el Instituto Duartiano y un conjunto de entidades y personalidades que demandaron la intervención de la comunidad internacional para estabilizar a Haití, la cual consideraron que pasó de ser un fenómeno migración a lo que definieron como en un éxodo invasor y de ocupación, con pérdida creciente de nuestra cohesión social y territorial.

La Marcha Patriótica inició en el parque Colón, en la Ciudad Colonial; recorrió la calle El Conde y finalizó en el Altar de la Patria, en el parque Independencia, con un discurso del presidente del Instituto Duartiano, Wilson Gómez Ramírez, quien leyó el “Manifiesto Patriótico del 6 de agosto de 2022”, que contiene nueve medidas con sugerencias que deben adoptarse para contribuir a revertir este problema geopolítico.

La primera medida es una “mayor celeridad, trasparencia y efectividad en la construcción del muro o valla física tecnológica en la frontera”.

La segunda es “la aplicación del 80 % de mano de obra dominicana en las actividades económicas del país, de acuerdo con lo que establece el Código Laboral e impulsar sin dilaciones las reformas estructurales y la modernización del aparato productivo de la nación”.

“El cumplimiento riguroso y justo de las normativas migratorias, la repatriación sostenida de los extranjeros en situación migratoria ilegal o irregular, quienes permanecen en esa condición aun después de los dominicanos haber sufragado el denominado Plan de Regularización de Extranjeros, en extremo frágil o abiertamente ilegal, oneroso, que bien puede ser calificado como un gran fracaso”, establece el tercer punto del manifiesto de la Marcha Patriótica.

La cuarta indica que “se adopten todas las medidas y providencias para que conforme a la realidad precedentemente expuesta, las Fuerzas Armadas sean llevadas en un número tan suficiente como lo demandan las circunstancias actuales, al control fronterizo para evitar el regreso de los repatriados y nuevas incursiones ilegales, al costo y con el rigor que el caso requiera, hasta tanto concluyan los trabajos de edificación del muro y se pongan en prácticas efectivos mecanismos tecnológicos que garanticen la supervisión”.

El quinto punto propone que “el Ministerio de Educación cumpla con el artículo 63, numeral 13, de la Constitución de la República, el cual manda que “con la finalidad de formar ciudadanos conscientes de sus derechos y deberes, en todas las instituciones de educación pública y privada, serán obligatorias la instrucción en la formación social y cívica, la enseñanza de la Constitución, de los derechos y garantías fundamentales, de los valores patrios y de los principios de convivencia pacífica”.

El sexto expresa que “el congreso nacional, en cumplimiento al artículo 10, numeral 2, de la norma suprema y cumpla con la reserva de ley que establece que “el régimen de adquisición y transferencia de la propiedad inmobiliaria en la zona fronteriza estará sometido a requisitos legales específicos que privilegien la propiedad de los dominicanos y el interés nacional”, y que los poderes públicos repueblen la frontera y la conviertan en una zona de desarrollo de alta prioridad nacional”.

“La adopción de una política altamente restrictiva en relación de los consulados dominicanos en Haití y la emisión de visas por parte de los mismos durante un tiempo declarado de emergencia”, establece el séptimo punto del manifiesto de la Marcha Patriótica.

El octavo sugiere “la revisión y la supervisión minuciosa del registro civil, el libro de extranjería, en particular en lo concerniente al registro de los hijos de haitianos nacidos en territorio dominicano desde el año 2000, que nuestra diplomacia produzca un rechazo contundente a las campañas engañosas que quieren confundir apatridia con indocumentación y que pretenden revertir la histórica sentencia del Tribunal Constitucional número 168-13, sobre la definición de la nacionalidad dominicana”.

Y como última medida propone “una gran ofensiva diplomática mundial, incluida, un amplio ejercicio de diplomacia pública y ciudadana, con guía escrita, rigurosa y unidad de criterios ante las embajadas, parlamentos y los organismos internacionales, con un contenido histórico veraz acerca de las relaciones dominico-haitianas y los datos socioeconómicos, demográficos y medioambientales que fundamentan nuestros legítimos y justos reclamos”.

En ese mismo orden, también plantea incorporar a la diáspora dominicana en Estados Unidos y Europea, “la cual está llamada a convertirse en una poderosa vanguardia de esta lucha nacional y patriótica, de resistencia y restauración del pueblo.

Algunas de las entidades y personalidades que se sumaron a la Marcha Patriótica RD

Entre las diversas instituciones, movimientos y personalidades que han expresado su apoyo a la Marcha Patriótica figuran el Colegio Dominicano de Notarios, Pro Nación, Polo Soberano, Red de Abogados Católicos, Mesa de Coordinación Nacionalista, Única Vía y los movimientos Tricolor, Duartianos Unidos, Trinitarios Salvemos la Patria, RD por lo Alto, Acción Cristiana, entre otros.

Asimismo, los senadores Rogelio Genao y Antonio Marte; Federico (Quique) Antún, presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y los partidos Cívico Renovador, Quinta República, Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC).

Además, los abogados José Abigail Cruz Infante, Manuel Cassals, Manuel Bergés, Juan Miguel Castillo Pantaleón, José Alberto Ortíz y los médicos cardiólogos Pedro Ureña y Roberto Fernández Castro.

También se integraron Rafael Guzmán Fermín, José Miguel Soto Jiménez, Elías Wessin Chávez, Carlos Troche, Wendy Santos Berroa, José Alberto Ortíz, Ellis Pérez, el diácono Darío Vargas, Tácito Perdomo, entre otros.

Sobre el Instituto Duartiano

El Instituto Duartiano es un organismo de carácter oficial y autónomo, fundado el 26 de enero de 1964, y la Ley número 127-01, del 27 de julio de 2001, le otorgó autonomía.

Tiene como objetivo promover la historia, los ideales, los valores y el ejemplo del patricio Juan Pablo Duarte. Es la institución responsable de la difusión de la vida y los ejemplos del Padre de la Patria, así como la gloriosa historia de los dominicanos.

Tiene la misión de llevar al pueblo dominicano la historia de Juan Pablo Duarte y tratar de que, por medio del conocimiento de sus ideales, laboriosidad, honestidad acrisolada, patriotismo, espíritu de servicio y vida ejemplar, exista un mejor ciudadano y una patria justa y feliz, como la soñó el padre de la Patria.