Ciencia|El Mundo
Publicado el septiembre 20, 2022

¿Sabes cuántas hormigas hay en el mundo?

Es el mundo de las hormigas, y nosotros sólo estamos de visita.

Una nueva estimación sobre el número total de hormigas que viven y zumban en la Tierra asciende a la friolera de casi 20 cuatrillones de individuos.

Esta asombrosa cifra -20.000.000.000.000, es decir, 20.000 billones- pone de manifiesto la asombrosa ubicuidad de las hormigas, incluso cuando los científicos están preocupados por la posible mortandad masiva de insectos que podría poner en peligro los ecosistemas.

En un artículo publicado el lunes por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, un grupo de científicos de la Universidad de Hong Kong analizó 489 estudios y llegó a la conclusión de que la masa total de hormigas en la Tierra pesa unos 12 megatones de carbono seco.

Dicho de otro modo: si se arrancaran todas las hormigas del suelo y se pusieran en una balanza, pesarían más que todas las aves y mamíferos salvajes juntos. Por cada persona, hay unos 2,5 millones de hormigas.

“Es inimaginable”, afirma en una entrevista con Zoom Patrick Schultheiss, autor principal del estudio y actual investigador de la Universidad de Würzburg (Alemania). “Sencillamente, no podemos imaginar 20 cuatrillones de hormigas en un montón, por ejemplo. Simplemente no funciona”.

Contar todos esos insectos -o al menos los suficientes para llegar a una estimación sólida- supuso combinar datos de “miles de autores en muchos países diferentes” a lo largo de un siglo, añadió Schultheiss.

Para contabilizar insectos tan abundantes como las hormigas, hay dos maneras de hacerlo: bajarse al suelo para tomar muestras de la hojarasca, o colocar pequeñas trampas (a menudo sólo un vaso de plástico) y esperar a que las hormigas se cuelen en ellas. Los investigadores se han ensuciado las botas con estudios en casi todos los rincones del mundo, aunque algunos lugares de África y Asia carecen de datos.

“Es un esfuerzo verdaderamente global el que se realiza en estas cifras”, afirma Schultheiss.

Las hormigas, al igual que los humanos, han recorrido prácticamente todos los continentes y todo tipo de hábitats. Las hormigas que viven en el suelo son más abundantes en las regiones tropicales y subtropicales, según el equipo de investigación, pero pueden encontrarse en casi todas partes, excepto en las zonas más frías del planeta.

O, como dijo una vez el célebre autor y mirmecólogo (es decir, científico de las hormigas) E.O. Wilson: “Vaya donde vaya -excepto posiblemente la Antártida o el alto Ártico, y no voy allí porque no hay hormigas-, por muy diferente que sea la cultura humana, por muy diferente que sea el entorno natural, allí están las hormigas”.

El mundo, de hecho, puede estar mejor con todas estas hormigas. Al hacer túneles, airean el suelo y arrastran las semillas bajo tierra para que broten. Sirven de fuente de alimento a innumerables artrópodos, aves y mamíferos. Aunque las hormigas carpinteras son molestas para los propietarios, los bosques estarían repletos de madera muerta sin el poder de descomposición de los insectos destructores de la madera.

Los entomólogos están observando un preocupante descenso de las poblaciones de insectos, además de las hormigas, en Alemania, Puerto Rico y otros lugares. La destrucción del hábitat, los pesticidas y el cambio climático contribuyen a este potencial -pero aún discutido- “bugpocalypse”. Más del 40% de las especies de insectos podrían extinguirse, según un estudio de 2019, siendo las mariposas y los escarabajos los que se enfrentan a la mayor amenaza.

Los científicos no están seguros de si el número de hormigas también está disminuyendo. “Para ser sinceros”, dijo Schultheiss, “no tenemos ni idea”.

Esa es la siguiente pregunta de investigación que el equipo quiere responder. “Todavía no hemos intentado demostrar este cambio temporal en la abundancia de hormigas”, dijo por Zoom Sabine Nooten, ecóloga de insectos y coautora del estudio. “Eso sería algo que vendría después”.

Durante décadas, los científicos han mirado a los hormigueros en los laboratorios para comprobar las teorías sobre el comportamiento de los animales. El científico de las hormigas Wilson, fallecido el año pasado, utilizó sus conocimientos sobre las hormigas para ayudar a explicar la base genética de la cooperación entre los animales y para subrayar la enorme biodiversidad de la vida que merece la pena preservar.

En la década de 1990, se aventuró a hacer una estimación aproximada de la población de hormigas de la Tierra con su colega biólogo Bert Hölldobler. Su estimación era de unos 10 cuatrillones, dentro del mismo orden de magnitud que la reciente y más rigurosa estimación publicada el lunes.

“En el caso de E.O. Wilson, era simplemente un hombre muy inteligente”, dijo Schultheiss. “Sabía muchísimo sobre las hormigas y tenía una corazonada, básicamente”.