El Mundo
Publicado el agosto 23, 2022

Piden 12 años de cárcel para Cristina Fernández expresidenta de Argentina

Dos fiscales en Argentina pidieron este lunes penas de prisión de hasta 12 años e inhabilitación para ocupar cargos públicos para la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por supuesta corrupción en la obra pública durante su gobierno.

La exmandataria está acusada de administración fraudulenta y de haber encabezado una asociación ilícita junto con su difunto marido, el expresidente Néstor Kirchner, durante los gobiernos de ambos (2003-2015).

Esta presuntamente se dedicaba a direccionar la obra pública en la provincia patagónica de Santa Cruz, que Néstor Kirchner gobernó durante más de una década antes de llegar a la presidencia y donde aún mantiene su residencia la vicepresidenta.

En su alegato final, el fiscal Diego Luciani aseguró que “se trató de la mayor maniobra de corrupción del país”, y dijo que perjudicó al Estado por más de US$1.000 millones.

Por su parte Cristina Kirchner, cuyo abogado defensor presentará su alegato final en el mes de septiembre, ha rechazado todas las acusaciones, asegurando que es víctima del “lawfare” (guerra jurídica).

Poco después de que el fiscal pidiera las penas para Kirchner, el presidente, Alberto Fernández, tuiteó un mensaje en apoyo a su vicepresidenta:

Varios otros dirigentes de la coalición gobernante se expresaron en las redes a favor de la expresidenta.

Pero también hubo muchos que salieron a festejar el pedido de prisión para la líder kichnerista, tanto en redes como en las calles, flameando banderas y golpeando cacerolas.

Entrada la noche, se registraron algunos incidentes frente al departamento de la vicepresidenta en Buenos Aires, entre personas a favor y en contra de la dirigente.

“Me absolvió la historia”

Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández
Pie de foto,Poco después de que el fiscal pidiera las penas para Kirchner, el presidente, Alberto Fernández, tuiteó un mensaje en apoyo a su vicepresidenta:

Se trata del primer juicio oral que enfrentó la vicepresidenta, cuyas otras causas por presunta corrupción han sido sobreseídas.

El juicio por el llamado “caso Vialidad” comenzó en mayo de 2019, durante la presidencia de Mauricio Macri.

La entonces senadora declaró como indagada tres días después de haber anunciado que se postularía para la vicepresidencia, con Alberto Fernández como candidato presidencial.

En su declaración final, Kirchner acusó a los jueces de tener “la condena escrita” y dijo ser víctima de una persecución política.

“A mí me absolvió la historia. Y a ustedes, seguramente los va a condenar la historia”, les dijo a los magistrados.

A través de su cuenta en Twitter, desmereció las acusaciones de que había direccionado la obra pública.

“Entre la Presidencia de la Nación y las obras denunciadas existen doce instancias administrativas de carácter nacional y provincial”, escribió.

Este lunes, la vicepresidenta informó en sus redes que pidió ampliar su declaración indagatoria, para poder responder algunas acusaciones que hizo la fiscalía durante su alegato final y “que nunca habían sido planteadas” antes.

Unas horas más tarde, tras conocerse el pedido de penas de prisión, escribió que “mañana a las 11hs (14GMT), a través de mis redes voy demostrar, justamente, por qué me están prohibiendo hablar en el juicio después del obsceno guión que montaron los fiscales”.

También afirmó no estar “ante un tribunal de la Constitución, sino ante un pelotón de fusilamiento mediático-judicial”.

¿Cuál es la acusación?

Cristina Fernández de Kirchner en su banca del Senado

Los fiscales Luciani y Sergio Mola afirman que los Kirchner “instalaron y mantuvieron en el seno de la administración nacional y provincial de Santa Cruz una de las matrices de corrupción más extraordinarias que lamentablemente y tristemente se hayan desarrollado en el país”.

La acusación asegura que, días antes de asumir la presidencia, crearon una empresa constructora, llamada Austral Construcciones, a la que luego le fueron adjudicadas la mayoría de las obras viales que se realizaron en Santa Cruz.

Según los fiscales, pusieron al frente de la constructora a un socio, que actuó como testaferro: Lázaro Báez, un exgerente del Banco de Santa Cruz que, según el Ministerio Público, no tenía experiencia en el rubro de la construcción.

Báez también está acusado en este juicio, junto con otros once exfuncionarios kirchneristas, incluyendo al exministro de Planificación Federal y mano derecha de los Kirchner, Julio De Vido, quien cumple arresto domiciliario por otras causas de corrupción.

Otro acusado que está detenido es José López, ex secretario de Obras Públicas, quien fue arrestado luego de que se lo descubriera arrojando bolsos llenos de dólares en un convento.

Según Luciani y Mola, Austral Construcciones recibió licitaciones para construir 51 obras, el 79% de las obras de la provincia de Santa Cruz durante el período en el que los Kirchner gobernaron el país.

Pero solo tres fueron finalizadas a tiempo y la mitad nunca se terminaron. Además, dijeron que la empresa fue favorecida con fuertes aumentos de precios.

“Todas las licitaciones fueron una farsa. Hubo una cartelización organizada por el Estado nacional”, resumió Luciani.

Por su parte Mola detalló que las irregularidades en favor de Báez se multiplicaron en 2007 y 2011, años de elecciones nacionales (que ganó el kirchnerismo), y aseguró que esto se debió a que la asociación ilícita buscaba recaudar para las campañas.

Austral Construcciones dejó de operar en marzo de 2016, tres meses después de que Cristina Kirchner dejara el poder.

¿Qué pasa ahora?

Los abogados de la defensa comenzarán sus alegatos finales el 5 de septiembre, pero varios han cuestionado la “falta de pruebas” durante el proceso.

En ese sentido, los defensores de la vicepresidenta aseguran que no existe ningún documento que la vincule con las obras adjudicadas a Austral Construcciones.

Tanto la Oficina Anticorrupción como la Unidad de Información Financiera (UIF), que eran parte de la querella cuando comenzó el juicio en 2019, desistieron de seguir formando parte.

La UIF, un organismo antilavado que funciona en la órbita del Poder Ejecutivo, solicitó la absolución de la vicepresidenta y la mayoría de los acusados.

Se espera que después de los alegatos finales de todas las defensas, que tardarán varias semanas, los tres jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 den a conocer su veredicto a fin de año.

En caso de que la vicepresidenta fuera condenada, no puede ser arrestada porque tiene fuero hasta el 9 de diciembre de 2023, cuando culmina su mandato.

expresidenta de Argentina

FUENTE: BBC MUNDO