Internacional
Publicado el agosto 12, 2022

Dos hermanos murieron abrazados cuando intentaron cruzar el desierto de Arizona

Abrazados, Así encontraron los cuerpos de dos migrantes mexicanos.

Los hermanos Mendoza, Edgar de 37 años y Carlos Enrique de 23 años, originarios de Tuxtepec, Oaxaca, fueron abandonados por el traficante de personas en el desierto de Arizona donde murieron de hipotermia y deshidratación.

Partieron en busca del sueño americano, el padre de los jóvenes, Facundo Mendoza, recibió la llamada del “coyote”, dónde le comunicó que los había abandonado, ya que el hijo menor Carlos no aguantó la caminata y Edgar decidió no dejarlo solo.

La patrulla fronteriza localizó los cuerpos abrazados, hasta el final de su vida los hermanos no se abandonaron.