El Mundo
Publicado el septiembre 9, 2022

La historia detrás del último retrato público de la reina Isabel II

La Reina estaba “frágil” pero de “buen humor” cuando la fotógrafa de PA Jane Barlow tomó las últimas fotos públicas de ella. Había sido enviada a Balmoral para captar el momento en que la monarca se reunía con la nueva primera ministra, nombrando formalmente a Liz Trusspara su nuevo cargo.

Mientras esperaba la llegada de la líder conservadora al refugio de la Reina en las HighlandsBarlow tomó algunos retratos. Al más puro estilo británico, se habló del tiempo, con cielos oscuros y fuertes lluvias durante gran parte del día. Pero Barlow, que ha sido fotógrafo de plantilla de PA en Escocia durante seis años, dijo de la Reina: “Conseguí muchas sonrisas de ella”.

La Sra. Truss fue entonces anunciada formalmente y entró en la sala, “y ella la saludó con una gran sonrisa”. Con la Reina y la nueva Primera Ministra conversando, Barlow fue acompañada a la salida.

Pero desde entonces, dijo, “he recibido muchos comentarios encantadores sobre la foto”. Y añadió: “Es un verdadero privilegio poder hacer esa foto, un honor y un privilegio. Es así para muchos de nuestro trabajo”.

Estuve allí para fotografiar su encuentro con el nuevo Primer Ministro, pero para mí la mejor foto fue la de la Reina sola. Y, obviamente, ahora es más significativa”. Hablando de la Reina dijo: “Ciertamente parecía más frágil que cuando la fotografié en verano. Cuando vino para la Semana de Holyrood, me dijeron que tendría uno o dos compromisos, pero esa semana hizo muchos”.

Durante esa semana, Barlow fotografió a la Reina en sus audiencias con Nicola Sturgeon y con la presidenta de HolyroodAlison Johnstone, y en su participación en una serie de compromisos oficiales, como la Ceremonia de las Llaves, que marca el inicio de la semana de compromisos reales al norte de la frontera, y el Desfile de Reddendo, en el que participa la Real Compañía de Arqueros, que hace las veces de guardia ceremonial de la monarca en Escocia.

Sin embargo, luego de que las imágenes se hicieran públicas, comenzó un rumor en todo el Reino Unidorespecto a la fragilidad que envolvía a una monarca de 96 años.La reina Isabel II junto a la primera ministra británica Liz Truss, el pasado 6 de septiembre de 2022. La imagen forma parte de las últimas imágenes donde puede verse a la monarca con vida (Jane Barlow/Getty Images)La reina Isabel II junto a la primera ministra británica Liz Truss, el pasado 6 de septiembre de 2022. La imagen forma parte de las últimas imágenes donde puede verse a la monarca con vida (Jane Barlow/Getty Images)

Era la primera vez que la monarca de 96 años, que había enfrentado continuos problemas de movilidad en los últimos meses, llevaba adelante importantes audiencias en su retiro en Aberdeenshire, en lugar del Palacio de BuckinghamEse día 6 de septiembre era la primera vez que se retrataba a Su Majestaddesde que se la vio llegar a la finca el 21 de julio para sus vacaciones de verano.

El Palacio de Buckingham difundió las imágenes tomadas mientras la monarca le pidió a Truss que forme un nuevo Gobierno. El evento fue al mediodía (hora local, las 11.00 GMT), cuando la hasta ahora ministra de Exteriores llegó a Balmoral. El castillo fue por primera vez la sede de un encuentro de este tipo en el reinado de Isabel II.

“La Reina recibió en audiencia a (…) Elizabeth Truss y le pidió que forme una nueva Administración. Truss aceptó el ofrecimiento de Su Majestad y besó manos tras su nombramiento como primera ministra”, señaló el Palacio de Buckingham en un comunicado. Poco antes, el ex primer ministro Boris Johnson había presentado su renuncia formal a la monarca, después de haber anunciado el pasado 7 de julio su intención de dimitir.La salud de la reina Isabel II estaba muy deteriorada. Su mano visiblemente demacrada daba cuenta de que era atendida permanentemente por médicos y sometida a tratamientos. Pese a su delicado estado, cumplió con su deber hasta último momento (Jane Barlow/Getty Images)La salud de la reina Isabel II estaba muy deteriorada. Su mano visiblemente demacrada daba cuenta de que era atendida permanentemente por médicos y sometida a tratamientos. Pese a su delicado estado, cumplió con su deber hasta último momento (Jane Barlow/Getty Images)

La foto que divulgó el Palacio de Buckingham muestra a una monarca sonriente y ayudada por un bastón mientras da la mano a la dirigente. Luego se difundieron más imágenes, en las que se la ve solitaria en centro del amplio ambiente de decoración simétrica. La reunión tuvo lugar en un salón alfombrado de verde de Balmoral, que tiene sofás verdes a juego, una silla de tela con estampado de hojas, una chimenea ardiendo y varias pinturas antiguas con temas equinos en las paredes.

Medios británicos mostraron su preocupación luego de ver las imágenes en las que se veía a una mujer debilitada, sostenida por un bastón, delgada y con sus manos con muestras de moretones producto de vías de suero o algún suministro de medicamento. Dos días después, Buckingham anunciaría su muerte. Y la fotografía tomada esa tarde por Barlow sería la última. E histórica.