El Mundo
Publicado el septiembre 12, 2022

Ella es Consuelo Rivero la “Estafadora de Tinder” que engañó a varios hombres en Perú

Consuelo Estrella Rivero Hoyos, una mujer de 40 años y de nacionalidad boliviana, acusada de estafa a diferentes empresarios del Perú a través de Tinder, una aplicación de citas y encuentros. Rivero Hoyos habría encontrado uno de los medios para contactar a los hombres peruanos y lograrlos conquistar por su impactante belleza.

De acuerdo con el reportaje de Cuarto Poder, Consuelo se presentaba como una abogada de la Universidad Nacional de San Marcos y coordinadora del área legal del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina y el Caribe. Es así como logra contactar a su primera presunta víctima, a un administrador de empresas, experto en marketing y profesor de postgrado en una reconocida universidad en Lima.

“Pensé que era una persona que quería contactar conmigo para fines profesionales y es por Zoom que en menos de una semana esta persona me enamora (…) Me dijo que trabajaba en un organismo internacional.”, relató Julio Chirinos al dominical.

Entonces Chirinos se había enamorado de la falsa abogada y comenzaron una relación. A pocas semanas, le convenció en comprar un terreno en Bolivia. “Al cabo de un par de semanas ya estuve compartiendo los gastos de la inversión de un lote de 500 metros cuadrados al norte de Santa Cruz valorizado en unos 150 mil dólares, cuotas de 800 dólares. La plata se la daba a Consuelo”, manifestó.

Sin embargo, esta no fue la única inversión que pidió Consuelo, ahora vendría un departamento con una cuota inicial de 12 mil dólares y posteriormente 1.500 mil dólares mensuales. Este inmueble sería pagado por ambos, pero Chirinos afirma que nunca le pidió los contratos de estas compras, porque conoció a su familia de su entonces pareja y no desconfió.

Otra de las cosas que descubrió el administrador de empresas fue que Consuelo no solo mantenía una relación con él, sino que habría tenido más parejas en ese mismo periodo. Asimismo, indicó que las salidas del departamento no fueron por temas laborales, sino para tener la oportunidad de salir con otros hombres. “Ella utilizaba Tinder para poder prospectar personas con altos ingresos económicos”, afirma Chirinos.

El cambio físico

Consuelo habría cambiado de imagen para conquistar a sus víctimas, así lo confirma Claudia, otra persona estafada. “Ella pregunta dónde trabajas, cuánto ganas, ve qué te pones, hasta qué perfume de echas, ella estudia a las personas. Es un fantasma, un holograma, alguien que fingió ser lo que no es”, declara esta víctima.

Antecedentes de Consuelo

El programa dominical, mostró que Consuelo tiene antecedentes en Bolivia por estafa e incluso estuvo presa. En este sentido, habría venido al Perú para continuar cometiendo estos delitos. Asimismo, se comprobó que nunca realizó un doctorado en la Universidad Mayor de San Marcos, como tampoco trabajó en PNUD como abogada.

Fuente: INFOBAE