El país
Publicado el agosto 6, 2022

Denuncia mayoría de las rutas de pasajeros llegaron al tope de choferes haitianos ilegales.

El dirigente sindical, Mario Díaz, dijo hoy que la tarea de desahitianizar las rutas del transporte de pasajeros en la ciudad capital y en las principales provincias del país, es una tarea que debe ser asumida por todos los sectores involucrados en el servicio de transporte de pasajeros y que el sector transporte no le debe dejar esa pesada carga solo al Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre INTRANT y a los demás organismos encargados del tránsito y control migratorio.

Díaz habló al ser abordado sobre el suceso del día de hoy en el que dos personas resultaron heridas en momentos que fueron atacados a tiros en un autobús de la empresa Caribe Tours, cuando cruzaban por Croix de Bouquets con destino a Petión Ville, en Haití, por lo que “solicitó al INTRANT, que se prohíba desde este momento la circulación vehicular desde y hacia el vecino país”, debido al alto grado al que a aumentado el clima de violencia en el lado occidental de la isla.

Señaló que una de las principales tareas que tiene que realizar el nuevo Director de Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre INTRANT, es coordinar con el Ministerio de Turismo, las Fuerzas Armadas, la Dirección General de Migracion, la de Seguridad de Tránsito Digesett y con las instituciones sindicales y empresas que tienen rutas de transporte urbano interurbano, para buscarle una solución provisional o definitiva, al tema de la haitianizacion de las rutas del concho en todo el territorio nacional.

Destacó que el tema de los motoconchistas indocumentados haitianos, que han ocupado más de un 40% de las paradas de motores en todas las provincias, es altamente preocupante.

Díaz agregó que el tránsito y el transporte de pasajeros constituye un tema de seguridad nacional, por lo que los indocumentados ilegales haitianos, manejando vehículos de motor están poniendo en riesgo la seguridad de la nación y eso no debe ser tolerado, no podemos permitir que puedan estar conduciendo y operando una ruta de transporte en un vehículo, un ilegal sin licencia, sin seguro y sin ningún estatus migratorio, porque un conductor tiene en sus manos la vida de las personas.